La regla del horizonte




La regla del horizonte es una regla muy sencilla de aplicar y que guarda mucha similitud con la regla de los tercios que ya vimos.

De forma similar a la regla de los tercios, la regla del horizonte divide la imágen trazando dos líneas imaginarias horizontales que dividen la imagen en tres partes exactamente iguales, y nos dice que coloquemos el horizonte de manera que coincida con una de estas líneas.





Dependiendo si nos interesa realzar la parte superior o inferior de la imágen, colocaremos el horizonte en la línea imaginaria superior o en la inferior, consiguiendo así encuadrar correctamente la fotografia.






Otro aspecto muy importante a tener en cuenta que que esta regla funciona tanto en fotografías verticales como horizontales, y que, aunque a priori parezca que es sólo aplicable a escenas en las que se aprecia un horizonte bien definido, nada más lejos de la realidad. Esta regla puede ser aplicada en cualquier situación en la que la imagen se vea cláramente dividida horizontalmente por cualquier tipo de línea.




Ejemplo de lineas imaginarias horizontales en formato vertical y horizontal.