La regla de los tercios





Una de las reglas más importantes en cuanto a encuadre y composición de vuestras fotografías es la regla de los tercios, es una de las reglas más básicas de composición fotográfica.

La regla de los tercios es, probablemente, el primer recurso compositivo que uno aprende en fotografía. Y probablemente también, es el primero en aprenderse por lo sencillo de aplicar a la vez que efectivo en sus resultados.

La regla de los tercios es un medio simple de aproximación a la proporción áurea, una distribución del espacio dentro de la imagen que genera una mayor atracción respecto al centro de interés.




¿En que consiste la regla de los tercios?



Esta regla consiste en dividir la imagen en 9 partes iguales trazando 2 lineas imaginarias verticales y paralelas y 2 lineas imaginarias horizontales y paralelas de la siguiente forma.



De esta forma la fotografia queda dividida en 3 tercios verticales y 3 tercios horizontales. La regla dice que debemos ubicar nuestro sujeto o linea de horizonte sobre estas lineas o sobre estos 4 puntos de interseccion de estas lineas.

Cada uno de estos cuatro puntos de intersección se denominan puntos fuertes. Cuando estemos haciendo una foto, si solo existe un único punto de interés, es preferible situarlo en uno de los cuatro puntos de intersección mencionados en lugar de hacerlo directamente en el centro de la foto.

Generalmente ubicamos el sujeto principal sobre uno de estos 4 puntos y si existiese un segundo elemento, este se ubicara en el punto diagonalmente opuesto para equilibrar la imagen. Esta regla funciona en formato vertical, horizontal y cuadrado de nuestras fotografias.




A continuación pongo unos ejemplos mas para que veas como funciona esta regla de composición.