La regla del movimiento





La regla del movimiento es una regla básica de composición fotográfica. Su aplicación es muy sencilla y sus resultados harán que nuestra instantánea destaque. Una vez que la pongas en práctica, descubrirás la importancia de un buen encuadre. Es sorprendente lo que puede mejorar una foto tan solo girando unos grados la cámara en el instante del disparo.


La regla del movimiento es muy parecida a la regla de la mirada. Para aquellas fotos que deseen transmitir movimiento de objetos, los elementos en movimiento deben "entrar" en la fotografía, es decir, deben estar a uno de los lados de la fotografía, dejando mayor espacio en la dirección del movimiento.




En el siguiente ejemplo, los coches de la fotografía están "saliendo" de la misma. Sería un encuadre mejorable de una fotografía en movimiento.





Con este reencuadre aplicado a la foto, sin embargo, conseguimos transmitir al espectador una mejor información sobre el movimiento de los coches, que es al fin y al cabo el objetivo buscado.