Tubos de extensión




Un tubo de extensión es un accesorio que se interpone entre el cuerpo de la cámara y el objetivo con el fin de reducir la distancia mínima de enfoque de la lente. Aunque sean parecidos nada tiene que ver con un multiplicador. El objetivo del tubo de extensión en vez de aumentar la distancia focal (el zoom) es reducir la distancia mínima a partir de la cual se puede enfocar. Por eso su uso es principalmente para la fotografía macro.


De este modo, podemos acercarnos más al objeto que deseamos fotografiar y conseguimos una mayor magnificación del mismo en la fotografía.

Los tubos de extensión pueden acoplarse unos a otros con el fin de reducir aún más la distancia mínima de enfoque.

También reducen la luminosidad y más aún cuantos más se agrupen, por eso no es bueno abusar de ellos. Utilizando este tipo de tubos no se puede enfocar a infinito porque a la vez que reduce la distancia mínima de enfoque también reduce la distancia máxima de enfoque.

Antes de comprar un(os) multiplicador(es) asegúrate de que sean compatibles con el cuerpo de tu cámara y tus objetivos y que funcionen correctamente las funciones de autoenfoque y en su caso de estabilizador de imagen.

Al igual que los multiplicadores, los tubos de extensión pueden ser útiles, pero un objetivo específico macro siempre tendrá mucha más calidad que un objetivo normal con tubos de extensión. El motivo es que los objetivos macro dan bastante más profundidad de campo, que es crítica en la fotografía macro.





Tipos de tubos de extensión



Los tubos de extensión no incluyen ningún elemento óptico, son simplemente eso: tubos. Sin embargo, existen dos tipos de tubos de extensión:

  • Los simples: Son meros tubos que permite reducir la distancia mínima de enfoque, como hemos comentado en el apartado anterior. Sin embargo no mantienen conexiones eléctricas entre cámara y objetivo. Estos tubos de extensión, por ejemplo, no te permitirán variar la apertura del objetivo, a menos que éste cuente con un anillo de diafragmas, como sucedía en los antiguos objetivos.
  • Los que mantienen la comunicación con la cámara: En este caso, los tubos disponen de una serie de conectores electrónicos que permiten transferir información entre el objetivo y el cuerpo de la cámara para informar de cuestiones como la apertura del objetivo o el enfoque automático.




Mi recomendación, salvo que cuentes con un objetivo con anillo de diafragmas con el que pienses usar los tubos, es clara: decántate por los tubos que tienen conectores electrónicos.




Sugerencia 1: Utiliza objetivos de calidad (Focal fija)



Los tubos de extensión no van a afectar negativamente en la calidad óptica de tus imágenes, pues no anteponen elementos ópticos. Pero tampoco la van a mejorar, como es lógico. Por eso, es recomendable hacer uso de un objetivo con la mayor calidad posible para la fotografía con tubos de extensión.

Y si hablamos de calidad, debemos hablar de los focales fijas. En cuanto a la focal del objetivo a utilizar, lo recomendable es utilizarlo con objetivos comprendidos entre los 35mm y los 85mm, para angulares y gran angulares no tiene sentido, y en el caso de teleobjetivos, la reducción de la distancia de enfoque no es especialmente alta.

Ésta es una clara diferencia entre tubos de extensión y lentes de aproximación. Los primeros es recomendable usarlos con objetivos de focal media, mientras que las segundas funcionan especialmente bien con teleobjetivos.






Sugerencia 2: Utiliza el enfoque manual



Cuando uno acopla por primera vez un tubo de extensión, lo interpone entre cuerpo y objetivo y  se dispone a utilizar el auto-enfoque presionando el disparador de su cámara los miedos y dudas comienzan a aparecer.

“¡Maldita sea!, ¡no funciona bien el auto-enfoque!, ya decía yo que un simple tubo daría problemas…” Ésta fue mi primera impresión al utilizar tubos de extensión.

¿Por qué? Pues porque el uso de un tubo de extensión no sólo hace que la distancia mínima de enfoque se reduzca, sino que también se reduce el rango de distancias entre las que el auto-enfoque podrá funcionar.

Por eso, cuando vayas utilizar tubos de extensión, sigue estos dos consejos:

  • Desplaza la cámara hacia atrás o hacia adelante hasta que veas que el objeto está más o menos en plano.
  • Utiliza el enfoque manual para elegir el punto correcto de enfoque. Si utilizas el sistema de auto-enfoque, o tienes un pulso espectacular, o usas trípode, o no conseguirás buenos resultados.





Sugerencia 3: Entra menos luz en el sensor



El desplazar el objetivo por la interposición de los tubos de extensión supone que la distancia que la luz ha de recorrer desde que entra por el objetivo se incremente, por lo que la apertura efectiva del objetivo en términos de luz se reduce.

La medición de exposición que haga tu cámara tendrá esto en cuenta, incrementando la sensibilidad o bien el tiempo de exposición.

Sin embargo, tú también debes ser consciente de esta situación, pues, o bien dispones de flash, o bien debes posponer el uso de tubos de extensión a situaciones en las que haya suficiente luz ambiente. De lo contrario te verás obligado a elevar excesivamente la sensibilidad ISO.







Sugerencia 4: Utiliza tiempos de exposición cortos o bien tripode



La magnificación que consigues con los tubos de extensión también supone un incremento de las consecuencias que tiene el movimiento (involuntario) de la cámara.

Por eso, si vas a disparar a pulso, te recomiendo que te plantees tiempos de exposición en torno a 1/250 seg. Aunque este tiempo de exposición, teniendo en cuenta la reducción efectiva de la apertura, puede obligarte a elevar el ISO.

Si tienes la suerte de que lo que tratas de fotografiar está quieto, utiliza un trípode y de este modo podrás aumentar el tiempo de exposición y no tener que recurrir a elevar el ISO para exponer correctamente.






Sugerencia 5: Cuidado con la profundidad de campo



La interposición de un tubo de extensión entre cuerpo y objetivo, si bien no supone un incremento de la focal del objetivo, sí supone un incremento de la longitud de éste.

Este incremento de la longitud hace que, teniendo en cuenta la Ley Inversa del Cuadrado, la apertura efectiva del objetivo se reduzca. Algo que, como hemos dicho, tendemos a compensar incrementando el valor de apertura del objetivo para así lograr una correcta exposición sin tener que recurrir a elevar el valor ISO.

Sin embargo, como sabes, el uso de aperturas grandes (números f bajos) supone renunciar a una mayor profundidad de campo. Si a esto le unimos que la distancia de enfoque es mínima, también supone una clara reducción de la profundidad de campo.




En definitiva, ten en cuenta que deberás utilizar una apertura lo suficientemente cerrada como para gozar de la profundidad de campo necesaria, pero lo bastante abierta como para poder exponer correctamente.

Como esto es incompatible, acabarás asegurando la suficiente profundidad de campo cerrando el diafragma y a continuación tratarás de exponer correctamente subiendo un poco la sensibilidad ISO.

Tienes un ejemplo de esto en las dos imágenes anteriores. En ellas se optó por una apertura de f/5.6 ya que se buscaba que la naranja (sí son naranjas) delantera derecha saliese perfectamente nítida, algo que resultaba imposible con una apertura de f/2.2, a pesar de que esta mayor apertura posibilitaba el uso de un tiempo de exposición más cómodo sin necesidad de subir la sensibilidad.

Para que tengas todos los datos, te diré que la primera imagen fue tomada con los siguientes ajustes: f/2.2, 1/125 seg, ISO 100. Mientras que la segunda contó con los siguientes: f/5.6, 1/160 seg, ISO 1000.






Sugerencia 6: Descarta los tubos de extensión para sujetos en movimiento



El uso de tubos de extensión no es muy recomendable para fotografiar sujetos en movimiento.

La necesidad de enfocar en manual, la reducción de luz que conlleva su uso y el estrecho abanico posible de enfoque que ofrece su uso hace recomendable su empleo exclusivamente para sujetos estáticos.

Flores, insectos disecados o inmóviles, objetos inanimados, etc. serán los elementos en que debes pensar fotografiar con estos accesorios.

No quiero ser aguafiestas, pero conseguir una fotografía como la que se presenta a la derecha con tubos de extensión es una tarea francamente difícil. Primero por la necesidad de usar enfoque manual, y con movimiento requiere muchísima pericia. Y segundo porque, como el macro con los tubos de extensión lo logras a base de acercarte más, será muy difícil que no asustes al insecto antes de disparar.