¿Que es la difracción?




La difracción es un fenómeno que consiste en la desviación que experimenta una onda cuando encuentra un obstáculo en su camino. Esto es lo que ocurre cuando empleamos las aperturas más pequeñas (f/32, f/64) disponibles en un objetivo.

En la siguiente fotografia observamos que los dos objetos están lo suficientemente cerca como para que sus sombras se distorsionen por efecto de la desviación de la luz en sus bordes, osea la difracción.





Partimos de la base de que en una imagen sólo hay un único plano que esté perfectamente enfocado y el resto de los planos estarán más o menos cerca del foco en función de la profundidad de campo, a un mayor número f (diafragma más cerrado) obtendremos mayor profundidad de campo y conseguiremos que más planos cercanos al plano de foco estén aparentemente enfocados y den una nitidez aceptable para nuestro ojo.

Pero cuidado porque podríamos caer en el error de pensar que para obtener la mayor nitidez en una fotografía lo mejor que podemos hacer es cerrar el diafragma al máximo. Esto sería cierto si no existiera la difracción, ya que al cerrar mucho el diafragma limitamos la superficie de entrada de luz limpia al mínimo y casi toda la que pasa al sensor es luz distorsionada por los bordes del propio diafragma. Vamos a verlo mejor con un gráfico:




Con este dibujo podemos ver que en la imagen de la izquierda, con el diafragma abierto, la mayoría de las ondas entran limpias hasta el sensor y apenas se nota algo de difracción en los bordes. Por el contrario en el dibujo de la derecha, con un diafragma cerrado al máximo, casi toda la luz que entra es desviada por los bordes y forma una imagen difuminada/distorsionada en el sensor.

En condiciones normales este efecto es imperceptible pero aumenta considerablemente con aperturas bien pequeñas.

Ahora alguien podría decir: vale pues para evitar la difracción abro al máximo el diafragma y así obtengo unas fotos totalmente limpias. Sí, pero entonces aparecen otros problemillas propios de las lentes y que también afectan a la calidad de la imagen, como son la aberración cromática y la distorsión. Y el problema es que estos efectos se producen sobre todo en los bordes de las lentes, así que no debemos abrir el diafragma a tope.

Una vez aclarados estos dos temas, es fácil adivinar que para obtener mayor nitidez en nuestras fotografías, deberemos usar diafragmas intermedios, así evitamos por un lado la difracción y por otro las aberraciones y distorsiones. Ahora vamos a ver como varía la nitidez de una misma fotografía con diferentes aberturas de diafragma:






Podemos apreciar claramente como el mayor detalle en este caso se obtiene a f:8. Así que podemos decir que la máxima calidad se obtiene con diafragmas intermedios, pero variará según el objetivo y la cámara utilizados, así que si queremos saber exactamente a qué abertura rinde mejor nuestro equipo no nos quedará otro remedio que hacer pruebas para cada objetivo y compararlas.

Si lo he explicado bien, habrás entendido cual es el problema de la difracción. A medida que vas haciendo más chico el diafragma, la luz empieza a difuminarse/distorsionarse y a perder acutancia, por lo que en la imagen final, lo que se suponía que debería estar extremadamente enfocado, termina pareciendo ligeramente difuminado.