La distancia hiperfocal






Una de las preocupaciones de todo fotógrafo de paisajes es conseguir que su foto salga lo más nítida posible, de forma que los detalles que en ella aparecen se aprecien perfectamente independientemente de que estén más cerca o más lejos de la cámara en el momento de tomar la foto. Para ello se juega normalmente con un concepto, la profundidad de campo, pero hay otro concepto a veces no tan conocido e igual de importante, que es la distancia hiperfocal. ¿Conoces su significado? ¿Realmente lo tienes claro? Si has escuchado alguna vez este término pero no sabes bien qué es o simplemente quieres estar seguro de su significado, aqui te explico con detalle lo que significa para que lo tengas claro de una vez por todas.


La distancia hiperfocal es la mínima distancia a la cual tendremos enfocado tanto el motivo situado en el primer plano como el plano situado en el infinito. Dicho de otra forma es la distancia de enfoque a la que obtendremos una mayor profundidad de campo.

Enfocando a la distancia hiperfocal tendremos una imagen nitida de todo aquello que este entre la mitad de la distancia hiperfocal y el infinito. Si, por ejemplo, según los parámetros elegidos obtenemos una distancia hiperfocal de 10 metros todo aquello que tengamos entre 5 metros y el infinito aparecerá nítido en nuestra fotografía.

La distancia hiperfocal no es un punto fijo en nuestras lentes, varia dependiendo de la apertura, distancia de enfoque y longitud focal. Para conocer este valor es necesario algo de matemáticas, pero pueden usar esta calculadora online. Una vez ingresado el formato de la cámara, distancia focal, apertura y distancia de enfoque, primero nos mostrara la profundidad de campo y por debajo, la distancia hiperfocal. Es importante aclarar que no todo estará en foco, sino en foco presunto: Cuanto mas nos acerquemos al infinito, menos enfocado estara, pero nunca aparecerá fuera de foco, sino con algo menos de nitidez que en la distancia hiperfocal.

Sus aplicaciones por lo general son dentro de la fotografía de paisaje. Por ejemplo, en un descampado con arboles relativamente muy cercanos a la lente y una silueta de montaña por detrás. Conociendo la distancia hiperfocal, podemos tener en foco tanto los arboles como la montaña. Es una alternativa a la regla de poner el foco en el infinito y disparar.





En este caso estamos aprovechando toda la capacidad de enfoque de la lente y logrando una profundidad de campo mayor.



A poco que hayas profundizado en fotografía, habrás descubierto ya que ni 50mm es una focal normal para hacer fotos de paisajes ni un f2.8 es una apertura normal.

Lo normal cuando estás haciendo fotos de paisajes es usar focales más cortas y aperturas más cerradas. Con ello aumenta la profundidad de campo y la zona nítida de la foto es mayor.